Etiqueta energetica electrodomesticos

Publicado el Por admin
Etiqueta energetica electrodomesticos

Etiqueta de eficiencia energética

Y los consumidores son muy conscientes de que esto es bueno no sólo para el medio ambiente y el clima, sino también para sus finanzas personales. Las etiquetas energéticas desempeñan un papel fundamental en la elección de los consumidores, y los estudios demuestran que aproximadamente el 80% de los consumidores tienen en cuenta la etiqueta energética antes de tomar su decisión. Durante más de 20 años, la etiqueta energética ha apoyado el desarrollo de un mercado de productos energéticamente eficientes en Europa y la demanda de esos productos. Esto también ha contribuido a los esfuerzos por mitigar el cambio climático. Hoy en día, los productos energéticamente eficientes y respetuosos con el medio ambiente son una garantía de éxito en el mercado. Esto ha llevado a una enorme mejora del rendimiento energético de los aparatos en los últimos años.
Hay varios grupos de productos en los que todos, o casi todos, los nuevos electrodomésticos se encuentran en las categorías de mayor eficiencia. Pero, ¿cómo elegir entonces el producto adecuado? En la actualidad, a los consumidores les resulta a menudo imposible distinguir las diferencias. Lo que falta son categorías de aparatos aún más eficientes e innovadores.

Nueva etiqueta energética 2021

Singapur, 22 de agosto de 2014 – A partir del 1 de septiembre de 2014, la AEN introducirá un sistema revisado de calificación energética obligatoria para algunos tipos de electrodomésticos, con el fin de proporcionar información más útil para ayudar a los consumidores a tomar decisiones que ahorren energía y costes.
Con el nuevo sistema de clasificación revisado, los modelos más eficientes recibirán cinco marcas, frente a las cuatro del sistema anterior. Otra novedad de la etiqueta energética es que reflejará claramente el coste energético anual estimado del uso del producto.
Con estos cambios, se animará a los proveedores a introducir productos más eficientes desde el punto de vista energético, y los consumidores podrán esperar tener electrodomésticos más eficientes desde el punto de vista energético e identificar mejor los modelos, lo que se traducirá en un mayor ahorro de costes.
El Sistema de Etiquetado Energético Obligatorio (MELS) se introdujo por primera vez en 2008 para los aparatos de aire acondicionado y frigoríficos con un sistema de clasificación de cinco bandas (es decir, de ninguna a cuatro marcas) para ayudar a los consumidores a identificar rápidamente los aparatos más eficientes desde el punto de vista energético. En ese momento, había una dispersión de productos en las cinco bandas de eficiencia para los distintos tipos de aparatos.

Etiquetas energéticas en los electrodomésticos

Hay muchas decisiones que tomar a la hora de comprar un nuevo electrodoméstico, como el tamaño, la marca y el color. Sin embargo, la eficiencia energética es un tema candente, y es un factor importante que debe tenerse en cuenta. No sólo reducirá su huella de carbono, sino que la eficiencia energética también puede ayudarle a ahorrar dinero.Desde que se introdujo la etiqueta energética, se han producido mejoras significativas en la tecnología de ahorro de energía. Esto significó que todos los nuevos productos obtuvieran la máxima calificación de eficiencia. Como resultado, la etiqueta ha sido recalibrada para facilitar la comparación de modelos al comprar un nuevo electrodoméstico.  ¿Por qué la nueva etiqueta energética? En 2020, el Reino Unido introdujo una nueva etiqueta energética. Al distribuir el rendimiento energético en una escala mucho más amplia, le resultará más fácil comparar la eficiencia de los distintos productos. Además, también establecerá nuevas normas para los electrodomésticos que ahorran energía, lo que supondrá un mayor ahorro para usted y el cumplimiento de los compromisos medioambientales establecidos por los fabricantes y el Gobierno.

Nueva comparación de etiquetas energéticas

Los frigoríficos, congeladores y enfriadores de vino de uso doméstico que se comercialicen en la UE deberán llevar una etiqueta energética que indique su eficiencia energética, con una escala que va de la A+++ (más eficiente) a la G (menos eficiente), en dos etiquetas diferentes.
Cada etiqueta proporcionará información tan importante como: la empresa que ha fabricado o comercializado el producto, el modelo, su clase de eficiencia energética, el consumo anual de energía en kWh, los volúmenes en litros de los compartimentos de refrigeración y/o congelación y el nivel de potencia acústica. En el caso de los aparatos de almacenamiento de vino, se indica el número de botellas estándar de 75 centilitros que pueden instalarse en el aparato.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad